12

Domingo, 27 de marzo de 2005.

No fui a jardín de infantes, porque me cuentan que no quería salir de casa. Pero fui a un jardín dentro de mi casa, debajo de una mesa redonda de madera oscura y muy sólida, ese era un gran techo. La mesa estaba en la cocina, y todas las mañana cuando mi hermana salía para su grado, yo me iba, debajo de la mesa, con gran disciplina cada mañana.

Tenía un delantal rosa cuadritos, y un portafolio, adentro manguines,(2) cuadernos, lápices, un vasoplegado.

Cuando encontré esos cuadernos, me emocioné porque recuerdo exactamente mi gusto cuando hice esos círculos que eran las bolas del árbol de navidad.

Dibujaba lentamente y ponía la lengua entre los dientes

Los dibujos de esos cuadernos tienen una gran concentración. Son apretados, y hay cierto ensimismamiento en ellos.

Tienen un titulo, para mí hoy, muy sugestivo,

Las lecturas de la nena tontita

Así pasaba la mañana, escuchaba el rumor de la radio, el movimiento de la casa, iban y venían. La enceradora, el timbre, alguna conversación. Y cuando mi hermana volvía, yo aparecía y saludaba.

Dedicado a Pablo,

es interesante, si te acordas lo que, de chico dibujabas, por lo menos insistentemente que vuelvas a hacerlo, pensando en esa precisión y en la voluntad de encontrar ese dibujo perdido en la memoria.

Pablo Zicarello responde

Sabes que siempre recuerdo el ‘encuentro’ que tuve con el universo del dibujo, los recuerdos mas fuertes que tengo están relacionados al hecho de dibujar, mayormente. Y uno en especial es el que a veces pienso que me marco el rumbo: resulta que siendo muy muy chico intentaba hacer la típica casita con techo a dos aguas, algo siempre salía mal, una línea que no cerraba, o que se iba para donde ella quería, pero no me desanimaba. Una noche mientras mi mama estaba cocinando y después de insistir una y otra vez sobre un papel que se llenaba de intentos de casitas, por fin una logro ser esa que estaba deseando dibujar, que alegría!! Salí corriendo a buscar a mi mama para mostrarle el resultado de tanto esfuerzo y como dije estaba cocinando así que no me presto mucha atención. Esa época en la que la mama lo es TODO, pero lejos de desanimarme quede muy contento con lo que había logrado por mis propios medios… ahora pienso que dibujar fue ‘hecho transicional’ en mi vida. -y bueno, ahora resulta que no estoy dibujando mucho y aunque por momentos me carga de ansiedad, también creo que esta bien dejar un tiempo en blanco para después volver, siendo que uno nunca vuelve igual ni al mismo lugar. un abrazote

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s