47 toc toc toctoc toc

Ayer algo, dentro del bolsillo de mi mochila golpeaba, toc toc toctoc.
El celular, lo hizo 9 veces, es que además veía sus manitos en proporción con ese cuerpo tendrán 1,5 cm, manitos blancas de goma dura. Ellas insistían en abrir el bolsillo principal. No me animé a a hacerlo, pues temía un escándalo. Y así quedó hasta que se durmió medio asfixiado, medio dolido por mi indiferencia, medio extraviado medio afásico medio ahorrado.

El barrio:
botellero, compramos lana heladeras cocinas botellero plomo bronce botellero cocina lana calefones heladeras muebles baterias, botellero botellero compramos lanas, calefones radiadores.
Miro por la ventana, tracción a sangre.

Y si el toc toc hubiera sido hecho por Felisberto Hernández, escritor uruguayo, que de tanto observar, hoy estuviera allí.

Puede ser, y prefiero no saberlo.
Y si hubiera sido Africa Las Heras, su mujer, espía soviética.
A Africa se le encomendó cierta misión: convertirse en la secretaria de León Trozki para preparar su asesinato.
En México ella debería dibujar los planos de la Casa Azul donde T., su mujer y su nieto habían sido recibidos por Frida Khalo y Diego Ribera. Y después los de la calle Viena, el nuevo domicilio al que se muda luego de malestares con Frida y Diego. Más bien con Diego.

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s