Hay calles donde es más fácil, piensa C.A.
Inmediatamente aleja el cigarro de su boca y asiente cuando el nadador le pregunta sobre cómo hace para colgar las guirnaldas.
Nadie comprende que sea él quien cada día sube-baja esas escaleras mecánicas y favoritas. Esas gruas y motoniveladoras. Esa maquinaria John Deere. Esas casi Caterpillar que tanto usó de chico. Todas sirven para su empresa: ir de un lado a otro dando Felicidad Pública. Felicidad traducida en guirnaldas y pasacalles.
Hoy hay una que nos ha gustado mucho, se comenta por aquí que pertenece a R.C. dice:

Estoy vivo y bien , ni feliz ni infeliz.., aquí en el Hemisferio Sur.

Acaso una terraza se le parece a un pasacalles. En esa terraza alguien pensó en los pescados que cerquita se ponían a la venta. En que mostrar a los pescados en vertical, parados no le hacía bien a su comercialización. Imaginó que si tuviera venta de pescado, les haría algo asi como arte moderno. Pondría buena cantidad de barcazas, y ellos posando en horizontal, como majas. Encabalgados unos con otros, en posiciones eróticas. Se preguntaba cómo saber sobre la erótica de los pescados. Cómo descubrir que sería para ellos caliente. Y, aunque investigó en varios sitios de internet, no consiguió tener claro el asunto. Más bien iría a la pescadería La sirenita para ver si ellos tuvieran datos sobre la vida sexual de los pescados. Lo importante era conseguir una iluminación particular: de dos tipos. Una, más bien plana y cálida. La otra de 3d y fría. Esto pondría a los clientes en contradicciones y las contradicciones harían que quisieran consumir Omega 3. Venta exitosa. No quedó conforme. La Sirenita tendrá la fórmula del cálculo sobre el tema.
Pensó en que los hombres todos fumaban tabaco, que las mujeres llevaban, todo el día, collares de perlas. Que la pesca seguiría, aún El estando muerto. Prefiere la ilusión que el mundo terminará de acá a 2 años.
Si pasa tantas horas colgando estas tiras, dice la vendedora de diarios, a qué hora escribe. O tiene quíen le escriba. O corta y pega todo, y tarda segundos. O tiene quíen corte y pegue todo. Y él apenas escribe los copetes y le cambia la puntuación.
O ha entregado su vida a la escritura y lo hace de ese modo. La esposa está muerta y no busca reemplazo. Es tan poco lo que se puede saber y atesorar.

Publicado en 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s