Cabecitas y Calaveras

B. me regaló una caja de Galletas de la Fortuna, traídas de San Francisco. Parecían moverse solas. Pero porqué ellas harían eso, y tan lentamente se vió fraguar el movimiento.
Aleteaban. Me incomodaron esos capullos de las Fortune Cookies. Sospeché cuando encontré en el celofán un agujerito en cada orificio nasal.
Una tijera me ayudó. Entonces allí estaba la masa que indicaba por donde empezar a morder. Si las abro no puedo volver a tenerlas. Quiero tenerlas abiertas y cerradas a la vez. La caja trae un docena: una semana y cinco días. Hoy es día de marzo y toca la primera.

Dice:

Te debemos un año sabático.
Firmado: Universidad Nacional de Rosario.

Entonces es cierto.
Dime Galleta:
¿Cuándo tomo al año sabático?

Claudia: Puedes tomarlo desde agosto de 2008.Oh, Entonces es cierto!
Me dedicaré a: la Escuela Lenta de Dibujantes.
A fabricar las guirnaldas de Cabecitas y Calaveras

Publicado en 1

2 comentarios en “Cabecitas y Calaveras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s