Escuela de la Aparición. Notas sobre Walter Alvarez


Buuuuuuuu berreaba un chico en la calle Bolten, me acerqué, ¿ eeeee nene qué te pasa, porqué lloras? sin mirarme, acongojado contesta: porque el dibujo está de moda, y eso es lo peor que le podía pasar.

Esta escena encontré en el camino al taller de W. A. Qué me quería decir este chico? y cuál es el problema que esté de moda? He vuelto a casa con esta pregunta.

El caso W.A. dibujante pertenece a un caso fuera de las modas. Pertenece a la Escuela de la Aparición.

Imágenes que vienen muy agitadas, de licuados intensos, cuyas materias primas son más o menos parecidas a aquellas enunciadas por J.L. Borges en cierta Enciclopedia China, y que como un vapor. como un aire humo. como el polvo. como el smog, van saliendo de la propia superficie. Mi abuela tenía un plato de porcelana blanco, dentro de una vitrina, donde brotaba un dibujo hecho con el humo de una vela. Ella relataba que cierta noche comiendo con un señor a la luz de la vela, él tomo su plato y dibujo para ella. Veo que era parte de la Escuela de la Aparición.

De esta tradición parecen ser los dibujos de Walter. un cóctel, un mestizo, licuado, aparición, 2 hombres, un guiso suave, un pateé, un circo desprovisto, un pasto dudoso, un olor salpicado, salpicrem en las paredes y más, pero suave, muy suave.

A quién dedica este autor su labor, me pregunto. A cuántos? cuántos muchos dedicados asume una imagen sin hacerlo presente sin escabullirse de su destino.

Hace años visite Chacahua, un poblado de la costa del bajo México, que por recomendación de un académico. Dijera deben ir. Allí experimenté una impresión única: cómo las personas se fundían con la naturaleza. Como se percibían con la misma felicidad. No sería la palabra porque la palabra no la conozco. Cómo podría pensar que se piensan las frutas, los ciervos, mariposas y pájaros.

y cómo, era mi perplejidad, no perciben que son vistos, cómo no ven la mirada. Tanto que se me viene esa anécdota de cuando J. Lacan pasea en un bote en el río, con un pescador,
éste le dijera: ves esa lata.!!

Pues si, contesta Lacan.

Dice el pescador: ah!!!! pues la lata no te ve.

y todo ésto para decir, que me da gusto ver el dibujo que parece no verse a si mismo, porque está tan concentrado en su aparición y sólo se devela en un duermevela, y en ese estado alguien me dice:
que el dibujo sólo sea necesario para si mismo, no para quienes miramos.

Claudia del Río

href=”https://clubdeldibujo.files.wordpress.com/2010/07/mestizo.jpg”>

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s