Vanguardia (arrepentida)

Tzopilotl

Vanguardias mexicanas: verso, anverso y converso.[1]

Cuauhtémoc Medina

Domingo en la mañana: sol, aire, organillos, ritmos neoaztecas y el caballito galopando en su zócalo epónimo de todos los zócalos. Vengo al MUNAL a ver, acompañado de la familia y una curadora amiga de Boston, la muestra de Vanguardia en México 1915-1940.  Al pasar la boletería, miro de reojo a las masas agolpándose para ver una muestra de José Guadalupe Posada que es un típico producto de la repetición: el tema es un mito de principios de los años 20 que no nos hemos podido sacudir, las obras son las mismas que hemos visto en cada exposición organizada sobre Posada, las voces e ideas registradas son también los amigos de siempre. Miro desde arriba del hombro a las masas con un poquitito de desdén, lamentando para mis adentros que, por haber cruzado la línea y pasarme al bando de los…

Ver la entrada original 2.661 palabras más

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s