P1000260

Tin Tin, Baudelaire,  Tin Tin no es el zorzal y otros, los inicié en una residencia en en el sur de España, en Mojácar.

Estábamos en medio de plantaciones de olivos, y de una enorme biblioteca. Me acordé del diario de Van Gogh,el primer diario que compré a los 17 e inaugura la colección de diarios de artistas que tengo, pensé  como Vincent mojaba la carbonilla en aceite de cocina, pero  yo  tenia aceite de lino, y un lindo papel comprado en Mojácar, todo me llevó a unas manchas, que parecían suficientes. Las manchas se estabilizan varios meses después de hechas, la aureola del aceite es fascinante.

En otro momento de la vida, escucho  el canto del zorzal. Cada día despertar con ellos, su canto refinado insistente como mantra, dibuja 8. El canto teje el espacio  de mi escucha, los pájaros de tu casa son los que acuden a ella siempre, ese dato tan revelador, ese hábito de los pájaros, volver a los lugares, qué lindo.

Esos 8 en continuo, o sea el canto,  cayeron sobre las manchas de aceite, y allí fui encontrando las claves para estos retratos.

Siempre la escritura y mi gusto por leer toca la obra.

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s